Publicado el

El cenobio de Sant Jeroni de la Murtra cambió el mundo

Spread the love

¿Dónde estamos?

En un monasterio olvidado que cambió el mundo.

Qué calma, aquí… Este claustro es relajante.

Pues pisas por donde pisaron los Reyes Católicos, Cristóbal Colón, los emperadores Carlos V y Felipe II

¿Cómo se llama este…

Fuente : La Contra de La Vanguardia

El monasterio de San Jerónimo de la Murtra, situado en la milenaria Badalona, llegó a ser durante siglos un punto neurálgico del humanismo y motor de los cambios que acontecieron en el mundo en los siglos XV y XVI. Reyes y grandes personajes buscaron la paz y la sabiduría que los monjes jerónimos del cenobio les trasmitían.

El descubrimiento de América y su posterior colonización no se pueden entender sin el monasterio que fundó un rico mercader llamado Bertran Nicolau en 1416. Personajes como Cristóbal Colón, Ramón Pané (el primer etnólogo del Nuevo Mundo) y Francisco de Bobadilla (aquel que encadenó a Cristóbal Colón) siempre estuvieron vinculados al monasterio. Reyes como Juan II de Aragón, los Reyes Católicos, Carlos V o Felipe II no solo estuvieron en el lugar, sino que lo eligieron como baluarte de su reino. Pero San Jerónimo de la Murtra engloba, además de la presencia de personajes ilustres, historias de todo tipo, como la de un jardinero jerónimo que fue reclutado para crear los jardines del monasterio de Yuste, última morada del emperador Carlos V. Más tarde, fue el elegido por Felipe II para crear los jardines de uno de los grandes símbolos de la cristiandad y de la monarquía española, el monasterio del Escorial. La simbologia que se esconde tras las bellas claves de bóveda y los rostros enigmáticos que se encuentran en las ménsulas del claustro serán desveladas, con sorprendentes conclusiones que traspasarán lo heterodoxo. El misterio y los milagros también tienen su espacio, apariciones marianas, curaciones milagrosas o exorcismos que realizaron los monjes jerónimos de San Jerónimo de la Murtra dotan a este lugar de una fuerza y profundidad que pocos lugares en el mundo tienen.