Publicado el Deja un comentario

Canal Youtube Matías de Stefano

Nació en la ciudad de Venado Tuerto, Argentina, el 4 de agosto de 1987. Vivió la infancia en su barrio natal y pasó su adolescencia entre Argentina y España, donde vivió entre sus 15 y 19 años. Desde el año 2009, con 21 años, comenzó a transmitir en charlas, talleres y conferencias su visión particular de entender la realidad, ayudando a miles de personas a tener una perspectiva diferente de nuestro entorno y nosotros mismos.

Llamó Ater Tumti a toda su cosmovisión filosófica, lo que podemos traducir como: “el Cielo en la Tierra”, concepto que trata de explicar que nosotros somos creadores de nuestra propia realidad, así como las herramientas y objetivos que nos dejamos en ella para poder trascenderla.

A sus 24 años, en 2011, realizó un encuentro por el Despertar de Conciencia al cual asistieron unas 6000 personas de al menos 20 países. Este encuentro llamado 11:11, dio origen al Movimiento Harwitum, lo que traducimos como “el Camino del Norte al Sur”, un recorrido de reconocimiento histórico y activación de la conciencia planetaria que se llevó a cabo por 40 países en los 7 continentes, durante todo el año 2012 culminando el 21 de Diciembre de dicho año en la Antártida, mismo día en que se dio inicio legal a la Fundación Arsayian: “Aquellos que Hablan al Mundo”, con el objetivo de sostener proyectos y movimientos sociales que nos ayuden en red a crear acciones para el Despertar de la Conciencia, comprendiendo nuestro rol como Humanidad y la herramienta de la Sociedad, desde la importancia espiritual de la biología en un desarrollo evolutivo y armónico con el mundo.

Publicado el Deja un comentario

El Recordador, Matías De Stefano

En el principio solo existía el gran vacío «Mahas«(Mahásúnyatá)

Sus sueños eran tres:

  • Ham – inspiración.
  • Het – contemplación
  • Hum – exhalación

El pueblo de los Sem, los humanos, venimos de la tierra y de las estrellas. Las cosas existen porqué uno las crea. El ser expresa una realidad, crea una realidad, que al final no es nada, solo fue una forma de entenderse a uno mismo