Publicado el

Las dos ranas y el cubo de leche

Dice una historia que dos ranas cayeron en un enorme cubo de nata en una lechería. Una le dijo a la otra:

  • Es mejor que nos demos por vencidas, estamos perdidas. No podemos salir de aquí.
  • Sigue nadando -le dijo la compañera-. Conseguiremos salir de alguna forma.
  • Es inútil -chilló la otra-. Es demasiado espeso para nadar, demasiado blando para saltar, y demasiado resbaladizo para arrastrarse. Ya que de todas formas voy a morir, es mejor que sea ahora.

Y dejándose caer, murió ahogada. Su amiga, en cambio, siguió moviéndose intentando nadar, sin rendirse. Cuando se hizo de día, se halló encima de un bloque de manteca que ella misma había batido. Y allí se quedó, sonriente un buen rato, mientras se comía las moscas que llegaban en bandada desde todas las direcciones. Creer que puedes conseguir algo es el primer paso para que así suceda.

La rana lista
pixel2013 / Pixabay